Comités de producción: ¿Oportunidad o amenaza en la industria del anime? — Noticias

Anime Onlinemarzo 1, 2022

El portal japonés AREA DOT publicó un artículo describiendo las ventajas y amenazas del “sistema de comités de producción” que actualmente se utiliza en la industria del anime en Japón, señalando que si bien los estudios de animación no arriesgan nada si es que su proyecto no tiene éxito, tampoco ganan nada si es que sí lo tiene.

Comités de producción: ¿Oportunidad o amenaza en la industria del anime?

«La industria de la animación en su conjunto sigue enfrentándose a una difícil situación interna. El número de animaciones para televisión producidas ha seguido disminuyendo desde su máximo de 361 en 2016, cayendo a 278 en 2020. Según una encuesta de Teikoku Databank, el 37.7 por ciento de las empresas que producen animación entraron en números rojos (pérdidas) en 2020, mientras que el 29.5 por ciento vieron caer sus utilidades. Algo menos del 70 por ciento de los estudios de animación siguen en recesión. Por otro lado, el 31.1 por ciento de las empresas, principalmente los grandes estudios bendecidos con producciones de éxito, declararon mayores beneficios, lo que indica una polarización creciente».

«Una de las razones de las dificultades financieras de los estudios es que la pandemia de COVID-19 provocó retrasos en la producción y el aplazamiento de las emisiones de animación. Sobre todo en la primavera y el verano de 2020, el primer año de la pandemia de COVID-19, la declaración del estado de emergencia detuvo la producción de varios animes, como “Sazae-san” y “Pokemon”, obligando a retransmitirlos o aplazarlos. También se pospusieron muchas producciones cinematográficas, como la película de animación de Kyoto Animation, “Violet Evergarden the Movie”, “Detective Conan” y “Evangelion: 3.0+1.0 Thrice Upon a Time”».

«En general, en el caso de la animación para televisión, los estudios de animación reciben fondos de producción de un “comité de producción” formado por editoriales, televisoras, patrocinadores y otras empresas una vez que se ha decidido la fecha de emisión y se ha iniciado la producción. Muchas empresas de producción, especialmente las pequeñas y medianas, utilizan este dinero para financiar no solo la producción, sino también el personal y otros gastos, y así financiar sus operaciones. Además, conseguir un espacio televisivo es un reto, y no es raro que los espacios de animación se reserven con más de un año de antelación».

«A pesar de ello, hubo un vacío en la emisión debido a la pandemia de COVID-19, especialmente entre abril y junio de 2020. Esto provocó un retraso en la emisión de las animaciones, lo que fue una maldición para los comités de animación que esperaban las utilidades de operación. Otra causa es el problema estructural de que, aunque la obra producida sea un éxito, el estudio de animación no podrá obtener más dinero que los costes de producción a menos que haya invertido en un comité de producción. Se dice que la producción de una animación suele costar entre 15 y 30 millones de yenes por episodio. Se calcula que los costes de producción de una temporada (3 meses, 12-13 episodios), la unidad básica de emisión de las cadenas de televisión, superarían fácilmente los 100 millones de yenes».

«Como es difícil que los estudios financien solos la producción de estas animaciones, las cadenas de televisión, las editoriales, las agencias de publicidad, las empresas cinematográficas y los fabricantes de CDs de música contribuyen a los costes de producción formando comités de producción. Si una animación es un éxito y obtiene beneficios por las ventas de Blu-rays, merchandising, etc., los beneficios se reparten entre las empresas que forman parte del comité de producción».

«Por ejemplo, en el caso de grandes estudios de animación como Ufotable para “Kimetsu no Yaiba” o MAPPA para “Jujutsu Kaisen”, el estudio de animación también invierte en el comité de producción y se beneficia del éxito de la obra. Sin embargo, en muchos casos el estudio no forma parte del comité de producción y no puede recibir más que los fondos de producción. Este sistema se conoce como “sistema de comité de producción” y puede parecer desventajoso para los estudios de animación. Sin embargo, la ventaja de este método es que el estudio de animación no tiene que asumir las pérdidas aunque la animación que ha realizado resulte en números rojos. Se dice que la probabilidad de que una animación dé utilidades es de una entre diez, por lo que es un riesgo que los estudios asuman ellos mismos los costes de producción».

«El sistema de comités de producción también ha provocado un aumento espectacular del número de animaciones, lo que a su vez ha supuesto más oportunidades de trabajo para los estudios de animación. Sin embargo, por otro lado, no pueden beneficiarse del éxito inesperado de las animaciones que producen. De ahí que varios estudios de animación hayan quebrado, aunque hayan tenido éxitos en el pasado. Esta estructura de producción de animación también dificulta la producción de animes originales sin una historia de origen. Los estudios de animación con recursos financieros limitados quieren reducir el riesgo de invertir en comités de producción, por lo que las únicas animaciones que financiarán serán las que tengan posibilidades de ser un éxito. Y el mejor ejemplo de una obra que se espera que sea un éxito incluso antes de que se convierta en anime es una obra original basada en un manga que ya ha sido un éxito, como “Kimetsu no Yaiba” o “Jujutsu Kaisen”».

«Sin embargo, el número de este tipo de producciones es bastante limitado, y generalmente son encargadas para los grandes estudios. Esta es una de las razones por las que la diferencia entre los “ganadores” y los “perdedores” de la industria de la producción de animación es tan clara. Por supuesto, todos los estudios, no solo los grandes, tienen sus propios creadores que son capaces de producir obras tan buenas como las basadas en el manga. Sin embargo, si la animación es una obra original sin antecedentes, es difícil conseguir financiación para la producción. Además, especialmente en el caso de las animaciones basadas en el manga desde la década de 2010, el arte debe ser lo más fiel posible a la obra original. En consecuencia, es difícil que los artistas tengan la oportunidad de mostrar su propio talento».

«Mientras que “Kimetsu no Yaiba” y “Jujutsu Kaisen” se han convertido en grandes éxitos, la industria del anime se enfrenta a estos problemas. Sin embargo, esta situación está cambiando gracias a la creciente disponibilidad de servicios de distribución de vídeo en línea, que ya no están limitados por las franjas de emisión de la televisión ni por los 24 minutos por episodio».

Fuente: AREA DOT | Anime

Copyright 2021 Asahi Shimbun Publications Inc. All rights reserved

Fuente original: Kudasai

Deja tu reacción aquí
Bravo
0
Bravo
Me encanta
0
Me encanta
Me divierte
0
Me divierte
Wow!
0
Wow!
Me enoja
0
Me enoja
Que sad
0
Que sad
Categorías

Deja un comentario

Nombre *
Añadir un nombre para mostrar
Correo electrónico *
Tu correo electrónico no será publicado

ATENCIÓN: Recuerda que hay varias opciones de video, si alguna falla reportalo. Gracias. 😺 No olvides suscribirte! ❤¿Nos ayudas?
+